Pago Mis Cuentas Red Link VER INSTRUCTIVOS PARA LOS PAGOS IMPRESIÓN CUOTAS - SISTEMA ACADEMICO Cuotas: nueva forma de pago
 

INNOVACIÓN TECNOLÓGICA EN LAS AULAS

Mariela Goy
mgoy@ellitoral.com

A fines de abril, se empezarán a utilizar en 11 cursos. Las pizarras interactivas permiten que las exposiciones didácticas de docentes se vean enriquecidas y facilitadas por recursos digitales. Los alumnos usarán netbooks.

La pizarra de acrílico blanco y los fibrones -que suplantaron al tradicional pizarrón negro y las tizas- ya son una postal del pasado en algunos colegios de avanzada. Viene ganando terreno una innovación tecnológica que modifica la dinámica del aula, haciéndola más digital e interactiva. Son los “pizarrones inteligentes”, que serán implementados en el colegio La Salle, primer establecimiento educativo de la ciudad en adoptarlos.
La pizarra digital surge como una tecnología atractiva que busca aumentar la motivación de los alumnos, que crecieron en la era de la computación y la comunicación virtual.
“Hace unos años que veníamos inquietos por el tema de la incorporación de la tecnología en las aulas. No queríamos solamente que los chicos vayan al gabinete de Informática, sino que el instrumento digital esté inserto en el propio salón de clases”, señaló Pascual Alarcón, rector del colegio privado La Salle. Explicó que la idea surgió en forma compartida con las escuelas lasallanas de Buenos Aires y Argüello (Córdoba), que se embarcaron en este desafío en simultáneo.
El pizarrón inteligente consiste en una computadora conectada a un videoproyector, que emite las imágenes de esa PC sobre una superficie rígida y blanca. Permite proyectar una clase preparada por el docente en power point, un video o cualquier página de Internet.
“El docente puede manejar la pizarra digital desde la computadora o usarla como un pizarrón común porque viene con un fibrón especial de ultrasonido para hacer anotaciones y manipular la pizarra como si fuera el mouse de la computadora”, detalló Mario Sigal, técnico de la firma rosarina proveedora de esta herramienta, que estuvo el jueves pasado en el colegio La Salle para capacitar a un grupo de docentes.

Los alumnos usarán netbooks
Esta tecnología se complementa con el uso de netbooks (pequeñas computadoras portátiles) por parte de los alumnos, que estarán conectadas a la pizarra y con acceso a Internet wi-fi. De esta manera, cualquier apunte que el profesor haga sobre el pizarrón digital aparecerá en las netbooks de los chicos que podrán guardar la anotación, imprimirla o enviarla por correo electrónico.
“Ahora no tardarán tiempo en copiar la tarea, ya que con un click, la podrán guardar en su PC y llevársela a casa”, dijo Sigal, al dar sólo un ejemplo del sinfín de posibilidades que ofrece el trabajo en este aula digital.
Alarcón señaló que por ahora el colegio compró 11 pizarras inteligentes con su kit de computadora portátil y demás elementos para los docentes. “Nuestra idea es arrancar con los primeros y segundos años del secundario, los sextos grados de la escuela primaria, y la salita de 5 años del jardín de infantes”, dijo el rector.
Calculó que la primera experiencia se lanzará a fines de abril e incluirá a unos 500 alumnos. Luego, se continuarán sumando aulas al proyecto en forma paulatina hasta que la totalidad del establecimiento trabaje con las pizarras.

Levantar la mano en forma virtual
Como las netbooks están en red, el profesor puede ver y controlar lo que está haciendo cada alumno desde el pizarrón digital con la ayuda de un software especial que trae distintas aplicaciones pedagógicas. Una de ellas, permite que el alumno que quiera hacer su aporte a la clase haga un click en su netbook y aparezca en el pizarrón un “llamador” con su nombre, sin necesidad de levantar la mano para participar.
Sigal explicó que tal como está pensada esta tecnología, el docente tiene el control total de la clase. “Tiene la facultad de anular algunos comandos y dejar la pantalla negra para que los alumnos presten solamente atención a lo que está dictando y no se dispersen con Internet. Y si el alumno está haciendo alguna actividad interesante que el docente quiera mostrársela a toda la clase, también puede hacerlo: levanta la imagen de la netbook del alumno y la proyecta en la pizarra”, explicó el técnico en computación.
El profesor también puede incorporar sitios interactivos y recursos multimedia en las clases. Por ejemplo, en Geografía una herramienta como Google Earth puede ser sumamente útil. Lo mismo para un profesor de Historia, quien podrá indicar con flechas por dónde ingresaban las tropas en la Guerra Mundial.
Además, es posible emplear videos pre-seleccionados de You Tube para apoyar un tema en la mitad de la exposición del profesor. Así el curso podrá ver el fragmento de un documental, sin necesidad de que los alumnos se trasladen a la “sala de video” o al gabinete de Informática. Los chicos pueden trabajar e interactuar por grupos y las clases pueden ser grabadas y enviadas por e-mail al alumno enfermo que faltó.
“Realmente la creatividad se pondrá en juego y surgirán formas de aprendizajes muy interesantes. Hay que entender que en las escuelas nadie aprende solo, sino que los docentes y alumnos se enriquecen mutuamente”, cerró Alarcón.

Temor y resistencia
Como todo cambio, el uso de esta tecnología puede generar temor y resistencia por parte de los docentes. Por eso, un grupo de preceptores, maestros y directivos del La Salle se está capacitando en la aplicación de esta tecnología con el fin de orientar y replicar lo que saben al plantel docente.
“Es probable que al principio exista un poco de resistencia por el miedo del docente a que los chicos manejen mejor la herramienta digital que ellos. Pero esto será los primeros meses, hasta que empiecen a digitalizar las clases y a ver todas las posibilidades que tienen para el dictado de los temas”, sostuvo Mario Sigal, técnico de la empresa proveedora de las pizarras.
Por su parte, el rector Pascual Alarcón llevó tranquilidad. “De ningún modo se suplantará la lectura de libros o el uso de los cuadernos, pero permitirá encarar la clase con otro criterio pedagógico y mayor creatividad”.
“Hay corrientes de pensamiento que dicen que no se reemplaza una cosa por otra, sino que ambas se complementan. Vivimos en una realidad compleja y esto amerita tener una mirada abarcativa de esa complejidad”, consideró.

Netbooks

El rector del colegio La Salle aclaró que se está adecuando el dispositivo para que los estudiantes que posean netbooks o notebooks en sus casas, las lleven a la escuela. Para quienes no posean esa herramienta, la institución ofrecerá algún tipo de facilidad para que las familias puedan adquirirla. El costo de cada netbook ronda los 2 mil pesos, pero el directivo aclaró la compra “no será impuesta” a los padres.

SISTEMA ACADEMICO


© 2010 Colegio La Salle Jobson - Santa Fe, Argentina - Santa Fe Planet :: Creative Workstore