Buenos Aires, diciembre de 2012

A todos los lasallanos

Un saludo cordial en este adviento del año de la fe. Que podamos convertirnos todos al Reino de Dios y encontrar los caminos para que venga.

Las cuatro regiones del Distrito han decidido hace varios meses que la fe es una dimensión tan importante de nuestra identidad lasallana que merece que, juntos, nos dediquemos un año a profundizar en ella. Por eso, de un modo flexible debido a lo que pudiera resultar de la Asamblea Distrital, ha decidido una secuencia de lemas:

2013 Con los ojos de la fe encontramos a Jesucristo
2014 Con las manos de la fe construimos comunidad
2015 Por la fe abrazamos al mundo

El conjunto elegido trata de resignificar de un modo sencillo los tres sentidos del espíritu de fe, que es el espíritu del Instituto y el espíritu del cristianismo: no mirar nada sino con los ojos de la fe, no hacer nada sino con la mira puesta en Dios y atribuir todo a Dios, en la formulación de La Salle.

CAPÍTULO II

Del espíritu de este Instituto

Lo más importante, y a lo que debe atenderse con mayor cuidado en una Comunidad, es que todos los que la componen tengan el espíritu que le es peculiar. El espíritu de este Instituto es, en primer lugar, el espíritu de Fe, que debe mover a los que lo componen a no mirar nada sino con los ojos de la fe, a no hacer nada sino con la mira en Dios, y a atribuirlo todo a Dios, penetrándose constantemente de estos sentimientos de Job: El Señor me lo dio todo, el Señor me lo ha quitado; como agradó al Señor, así se ha hecho, y de otros semejantes con tanta frecuencia expresados en la Sagrada Escritura, y por boca de los antiguos Patriarcas.

Para adquirir este espíritu y vivir de él: 1.o los Hermanos de esta Sociedad tendrán profundísimo respeto a la Sagrada Escritura; y, para manifestarlo, llevarán siempre consigo el Nuevo Testamento, y no pasarán ningún día sin leer algo en él, por sentimiento de fe, de respeto y de veneración a las divinas palabras que contiene, considerándolo como su primera y principal regla.

Los Hermanos de esta Sociedad animarán todas sus acciones con sentimientos de fe; y, al hacerlas, atenderán siempre a las órdenes y voluntad de Dios, a las que adorarán en todas las cosas, y por las cuales procurarán conducirse y regularse.

Con este objeto, se aplicarán a observar gran recato de los sentidos, y a no usarlos más que por necesidad, no queriendo servirse de ellos sino conforme a las órdenes y voluntad de Dios.

Procurarán vigilar de continuo sobre sí mismos, para no ejecutar, en cuanto les sea posible, ninguna acción por impulso natural, por costumbre o por algún motivo humano; antes cuidarán de hacerlas todas guiados por Dios, movidos de su Espíritu, y con intención de agradarle.

Estarán lo más atentos que puedan a la santa presencia de Dios, y cuidarán de renovarla de cuando en cuando; bien persuadidos de que no han de pensar sino en Él y en lo que les ordena, es decir, en lo concerniente a su deber y empleo.

Alejarán de su mente todas las ideas y pensamientos vanos que pudieran distraerlos de las sobredichas aplicaciones, muy importantes para ellos, y sin las cuales no pueden adquirir ni conservar el espíritu de su Instituto.

En segundo lugar, el espíritu de su Instituto consiste en el celo ardiente de instruir a los niños, y educarlos en el santo temor de Dios, moverlos a conservar su inocencia si no la hubieren perdido, e inspirarles gran alejamiento y sumo horror al pecado y a todo cuanto pudiera hacerles perder la pureza.

Para conformarse con este espíritu, los Hermanos de la Sociedad se esforzarán, por medio de la oración, instrucciones, vigilancia y buena conducta en la escuela, en procurar la salvación de los niños que les están confiados, educándolos en la piedad y en el verdadero espíritu cristiano, esto es, según las reglas y máximas del Evangelio.

Explicación del logo del lema

“El lema es muy claro y directo, así que desde mí tenía que acompañarlo una composición donde hubiera ojos y la figura de Jesucristo…

Trabajé con el material inicial propuesto para la reflexión, de allí saqué una idea que me gustó mucho y me ayudó a ir armándolo, es el texto que habla acerca de de cuántas maneras pueden mirar las criaturas y detalla cuatro.

Bueno, esa es la idea de los círculos, suponen ojos, pero en ellos intenté plasmar esas cuatro formas de mirar… tienen el mismo color porque, según comprendí, conviven en la persona. Sí hay una progresión en el tono del color, la idea es que cada una de esas formas de mirar y re-mirar todo nos va llevando hacia cierta profundidad y claridad, la mirada de fe; ella nos permite re-comprender todo desde ese lugar… mirar con los ojos de la fe, es, de alguna forma, mirar con los ojos de Jesús y hacer de nuestra propia mirada siempre una más caritativa, justa, de plenitud y satisfacción… no creo que la mirada de la fe me haga ver lo lejos que estamos de Jesucristo y su Reino sino la cercanía… el resto es desafío y riesgo. Por eso también la elección para esos “circulosojos” de colores vivos y llamativos.

Con todas esas miradas es como llegamos a encontrar a Jesucristo… y Jesucristo no es alguien que se diferencia del entorno, más bien, la idea es que tenemos que poder mirar en profundidad y con paciencia para ver cómo de ese entorno (lo cotidiano, la realidad, las caras de mis compañeros de la escuela o del trabajo, el ir y venir diario) se va “despegando” su figura… y entonces ese mismo entorno, descubierto Jesús, no vuelve a ser el mismo… Por eso el color de fondo y la figura de Jesús están en un mismo color pero en diferente tono.

Hay, además, una suerte de nube que envuelve a quienes miran… la idea es que quienes van descubriendo la presencia se encuentran, a su vez, unidos entre sí, nucleados en algo común; pero eso que los envuelve no está cerrado, es abierto para que permita la entrada o la salida.”

Marisa Paulón


Texto lasallano de referencia

¿Qué se entiende por no mirar nada sino con los ojos de la fe?

No considerar las criaturas sino como Dios las conoce, y como quiere la fe que se las considere. Por ejemplo, para mirar con los ojos de la fe un hermoso edificio que se presenta a la vista, podrá considerarse que toda su hermosura es meramente exterior, que se reduce sólo a satisfacer los sentidos, y que esa hermosura es puramente transitoria, y será tan instable y de tan poca duración, que no quedará de él piedra sobre piedra y ni aun siquiera el menor recuerdo.

¿De cuántas maneras podemos mirar las criaturas?
Podemos mirarlas de cuatro maneras: primero, con los ojos de la carne; segundo, con los ojos de la naturaleza; tercero, con la razón; cuarto, con la luz de la fe.

¿Qué es mirar una cosa con los ojos de la carne?Mirarla sólo como parece exteriormente, y según el placer que experimenta la carne al gozar de ella. Por ejemplo, con los ojos de la carne se mira el comer como cosa muy buena, porque, siendo agradable al gusto, se deleita la carne en esta acción; mientras que si se considera lo que es en sí misma, se la miraría como acción humillante, puesto que hace a los hombres semejantes a las bestias
.
¿Qué es mirar una cosa con los ojos de la naturaleza?
Mirarla según la inclinación natural o la repugnancia que hacia ella se siente. Se mueve uno, por ejemplo, a comer de una cosa, no por el gusto sensual que experimenta en ello, sino porque siente inclinación a tomarla; o bien se abstiene de comer de otra, por la repugnancia que le causa.

¿Qué es mirar una cosa con los ojos de la razón?
Mirarla conforme al concepto que de ella nos da la razón. Así, por ejemplo, se considera el comer como cosa útil para conservar la vida de los hombres; del propio modo se mira una mesa como útil, porque sirve para escribir, comer o poner encima algún objeto.

¿Qué es mirar una cosa con los ojos de la fe?
Mirarla sólo conforme a lo que de ella nos enseña la fe. De este modo nos hace mirar san Pablo, en Fil. 3, 19, a los que se dan a comer con exceso, como especie de idólatras, cuyo dios es el vientre, y que ponen su gloria en aquello que debería confundirlos. Igualmente se mira la pobreza como una ventaja, porque Nuestro Señor dice en el Evangelio: «Bienaventurados los pobres».
Sublemas 2013

Febrero "En lo que vamos haciendo juntos"
Marzo "En el rostro de los compañeros"
Abril "Que vive entre nosotros"
Mayo "El primer creyente"
Junio "En su corazón enamorado"
Julio "En los amigos recibidos"
Agosto "Cuando ayudamos a liberar"
Septiembre "Que venció toda muerte"
Octubre "En la paz que construimos juntos"
Noviembre "En las voces de los pobres"
Diciembre "Encarnación de Dios"

Espero que esto pueda servirnos a todos para ahondar en nuestra relación con Jesucristo en los acontecimientos y las relaciones de todos los días.

Deseando a todos, por adelantado, una hermosa navidad y unas buenas vacaciones, me reitero a su disposición.

H. Santiago Rodríguez Mancini
Visitador


Pago Mis Cuentas Red Link VER INSTRUCTIVOS PARA LOS PAGOS IMPRESIÓN CUOTAS - SISTEMA ACADEMICO Cuotas: nueva forma de pago
 
SISTEMA ACADEMICO

 

© 2010 Colegio La Salle Jobson - Santa Fe, Argentina - Santa Fe Planet :: Creative Workstore